Archivo de la etiqueta: primer coito

El primer coito

Sé lo que estás pensando: El primer coito no es un título muy sugerente, incluso da hasta un poco de repelús. Lo sé, lo sé… pero es que de lo que quiero hablar en esta entrada es de la primera vez que se practica la penetración (es decir, el coito), que no tiene por qué coincidir con la primera vez, la primera relación sexual entendida como un encuentro erótico entre dos personas (digo “dos” porque no es habitual que la gente se estrene en una orgía). La penetración es solo uno más de los muchos y muy variados juegos sexuales, y es normal que en los primeros encuentros no se practique.

Si no has practicado nunca la penetración es probable que pienses que es una experiencia muy importante, y que incluso te produzca un poco de ansiedad pensar en cómo será. Pero lo que realmente tiene importancia es que te sientas preparado/a para hacerlo cuando llegue el momento, así que tómate tu tiempo y no te dejes presionar por tu pareja. Cuando estés listo/a, lo sabrás.  Si resulta que tienes una mala experiencia tu primera vez, no te desanimes. La primera penetración no es algo que vaya a cambiar tu vida (a no ser que dé lugar a un embarazo no deseado o a una infección de transmisión sexual, entonces sí que fliparás; para evitar esto utiliza el preservativo). Si tienes una mala experiencia piensa que el resto solo pueden ser mejores. Con un poco de práctica, y una vez que ya sepas de qué va la historia, disfrutarás más de la penetración.

Por cuestiones prácticas voy a referirme en esta entrada a la penetración vaginal; en otras entradas hablaré del sexo anal. Asimismo, basaré mis explicaciones para el caso de que la pareja sea heterosexual (es decir, chica y chico), y me ocuparé en otras entradas de explicar en detalle los aspectos específicos de las relaciones homosexuales. Así evito hacer entradas demasiado largas, o dejarme cosas en el tintero.

¿Estamos preparados? ¡Pues vamos allá!

El momento de antes

Si te sientes preparado/a para realizar la penetración, ¡genial! Pero ten en cuenta que en la calidad de tu primera experiencia coital pueden influir los nervios que sientas, lo a gusto que estés con tu pareja… Querrás tener la situación controlada y estar al tanto de todo lo que sucede. Al fin y al cabo, ¿cuántas veces haces algo por primera vez? Seguro que querrás disfrutar de la experiencia al máximo. Por eso, te recomiendo que no lo intentes si estás borracho/a o ciego/a de porros. Igual te parece una tontería que diga esto, pero no es raro que algunas personas intenten su primera penetración mientras están ebrias, y por lo general su experiencia suele ser bastante peor que la de las personas que están sobrias.

Puede ocurriros a ti y a tu pareja, sobre todo si sois jóvenes y vivís con vuestros padres, que no tengáis un sitio tranquilo para practicar sexo. Buscad el momento en que podáis estar solos y con la seguridad de que nadie os va a molestar o interrumpir. Podéis esperar a que algún fin de semana os quedéis solos en casa, por ejemplo. La perspectiva de tener sexo en el coche puede ser muy excitante, pero es probable que no os permita estar lo suficientemente relajados para disfrutar de la experiencia a tope.

Indicaciones para las chicas

Esto va dirigido a ti, querida lectora (aunque a tu pareja no le vendrá mal leerlo también). Te voy a dar tres indicaciones:

  • Conoce tu cuerpo. Esto es fundamental. Si sabes cómo son tus genitales y cuáles son los estímulos que más te gustan ya tienes gran parte del trabajo hecho. Una buena manera de hacer esto es masturbándote: aprovecha un ratito que estés en la cama para acariciarte con las manos. Toca tu cuerpo, masajéalo, acarícialo. Nota qué es lo que te excita. Después, pasa a tocar tus genitales. Recorre tus labios vaginales, toca tu clítoris y déjate llevar por lo que el cuerpo te pida. Puedes probar a meterte un dedo en la vagina; si no lo has hecho antes ve despacio: deja el dedo quieto en su interior y recréate en las sensaciones de tu vagina y de tu dedo. Observa bien cómo te vas excitando y qué es lo que te gusta más, así sabrás qué hacer con tu pareja cuando llegue el momento. Si no te sientes a gusto masturbándote, o si te agobias, déjalo. No es cuestión de pasarlo mal. Igual puedes pedirle a tu pareja que te estimule, que recorra con sus dedos tus genitales, antes de pasar a la penetración.
  • Igual piensas, o te han dicho, que la primera vez que practiques la penetración sangrarás, o que te dolerá. Esto no tiene por qué pasar. Si sangras puede que se deba a la rotura del himen, que es una membranita que hay a la entrada de la vagina. El himen no tiene terminaciones nerviosas, por lo que su rotura no es dolorosa ni tiene que preocuparte. Incluso es posible que ya tengas el himen roto. Si sientes dolor puede que se deba a que estás nerviosa, o a que tu chico está yendo a lo bruto; pídele que pare y que vaya más despacio. Si te sigue doliendo lo mejor es que lo dejéis para otra ocasión en la que puedas estar más relajada. A veces la primera vez no ocurre la primera vez…
  • Pon un cojín debajo de tus caderas. Te ayudará a relajar los músculos de las piernas y de la vagina. Además, si sientes que lo necesitas, utiliza un lubricante (aplícalo en la entrada de tu vagina y también en el pene de tu chico). La saliva también sirve.

Indicaciones para los chicos

Si eres chico, estoy dispuesto a apostarme un pie a que ya te masturbas (o has masturbado) y conoces bien tu respuesta sexual. Además seguro que te sientes muy motivado para penetrar a tu pareja, ¿verdad? Pues para el carro, que antes tengo un par de cosas que decirte:

  • Si es tu primera vez, no finjas que ya has practicado la penetración antes (igual te parece una tontería que te diga esto, pero te aseguro que hay chicos que lo hacen). Ninguna chica necesita que vayas de experto, podéis ir descubriendo estas nuevas sensaciones juntos sin necesidad de imposturas ni actitudes de “machito”. Sé natural y disfruta de la experiencia.
  • No te flipes: es tu primera vez, no hace falta que hagas acrobacias. Busca con tu pareja una postura fácil (el misionero es un clásico que va de maravilla para hacer vuestros pinitos), ya tendréis tiempo de probar otras posturas cuando tengáis un poco más de experiencia. Asegúrate de que no dejas todo tu peso sobre tu chica, apóyate en tus rodillas y tus manos para no aplastarla.
  • Besa y acaricia a tu pareja mientras le penetras. El sexo es comunicación, como el resto de las cosas que hacemos. Estimulad vuestros cuerpos más allá de vuestros genitales, verás cómo lo disfrutáis. Nada de “actitudes porno”: la ternura nunca está de más.
  • Puede ocurrirte que te corras muy rápido, o que no llegues al orgasmo, o que tu orgasmo no sea tan intenso como cuando te masturbas. Es normal, no te preocupes. Recuerda que estás aprendiendo, y que puede que no consigas controlar tus sensaciones esta primera vez. También puede pasar que pierdas la erección. Lo mismo: es normal, son los nervios. Saca tu pene de la vagina, seguid estimulándoos y cuando recuperes la erección probad a seguir con el coito.

El durante

Para esta primera vez intentad ir despacio. Jugad mucho, estimulaos, y solo pasad al coito cuando sintáis que vuestra excitación es grande. El sexo oral (estimular los genitales con la boca) os puede ayudar a relajaros antes del coito. Introducid el pene en la vagina muy poco a poco, y si notáis alguna molestia, parad. Una vez el pene esté dentro no os mováis: fijaos en lo que sentís y en si estáis a gusto. Poco a poco podéis empezar a moveros para “bombear” el pene dentro y fuera de la vagina.

Aunque la penetración es muy placentera, a menudo no es suficiente para que las chicas tengan orgasmos. Lo que más placer puede dar a una chica es su clítoris, que es el único órgano cuya función es exclusivamente dar placer. Aparte de la penetración, estimulad el clítoris. Puedes hacerlo tú misma con tus manos, o puedes pedirle a tu pareja que lo haga. En cualquier caso es posible que la primera vez la chica no llegue al orgasmo, y tal vez el chico tampoco. No es indispensable llegar al orgasmo con la penetración, podéis hacerlo, si queréis tener un orgasmo, con otros juegos. Lo importante es disfrutar de las sensaciones placenteras que vayan apareciendo.

Ya lo he dicho, la comunicación es muy importante, así que no os dé vergüenza preguntaros qué tal estáis. Si alguno de los dos siente molestias, dolor o se siente mal lo mejor es que paréis. El sexo es para disfrutarlo, no hace falta aguantar el tipo. Haced otros juegos eróticos y más adelante ya volveréis a intentar la penetración. A veces se necesitan varios intentos antes de cogerle el truco.

Y después, ¿qué?

Lo que hagáis después del coito depende de vosotros: algunas parejas hablan y se abrazan, otras hacen un viaje a la nevera para pillar algo de comida, otras se duchan… En cualquier caso el momento que sigue a la relación sexual es tan importante como la propia relación sexual, así que es recomendable no salir corriendo a hacer otras cosas. Daros un tiempo para recrearos con vuestras sensaciones y para hablar sobre cómo os habéis sentido durante esta primera vez.

Aunque os parezca que os he dado muchas indicaciones para vuestra primera vez, no os agobiéis. Todas ellas van dirigidas a que disfrutéis, que es para lo que sirve nuestra sexualidad. La penetración solo es otro juego más dentro de la relación sexual, y no es tampoco lo más importante. No es algo que os tengáis que esforzar en hacer, sino algo que hacéis porque os da placer. Con la práctica dominaréis la técnica enseguida. Así que ya sabéis, a disfrutar…